Parece que se ha sembrado la duda sobre lo que comentó Jordi Évole en su reportaje Sobremedicados el domingo: España es el segundo país del mundo que más gasta por ciudadano en medicamentos. Los amigos del concepto medicamentos=salud pública deberían estar contentos. Pero el dato causa alarma, por lo general. Una sociedad sana al menos en teoría, sería aquella que hace un uso escaso de los fármacos ¿no? Cuantos menos medicamentos tomamos es que más sanos estamos ¿cierto?

La duda parte de Julián Zabala, director de Comunicación del principal lobby de las farmacéuticas, Farmaindustria, cuyo objetivo en dicho programa fue negar la mayor en todo momento. Pero la Plataforma No Gracias de profesionales por la transparencia y la ética en las relaciones con los distintos poderes y en concreto con la industria, ha salido al paso animando a Zabala a rectificar en relación con su negativa reconocer los datos de gasto de España.

La tabla está copiada del documento de la OCDE de 2010 Pharmaceutical pricing policies in a global market, página 35. Los datos del gasto per capita están ajustados por el precio medio de los medicamentos en España que son sensiblemente inferiores a la media europea. Tras 2005, España siguió liderando el gasto en farmacia, al menos hasta 2009, como podéis ver en la diapositiva con datos oficiales de la empresa de marketing pro farmacéuticas IMS que utilizó Joan-Ramon Laporte en una de sus magistrales conferencias.

Los datos provienen de un informe de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) que va a dar de qué seguir hablando…

Continuamos pues con la medalla de plata colgada del cuello en el dudoso podio de los países que más gastan por cabeza en medicamentos. Lo hemos sido al menos durante los últimos 10/12 años. Farmaindustria debe rectificar.