Esteban Morcillo, académico de medicina autor del informe político.

Esteban Morcillo, académico de medicina autor del informe pro Sanofi.

La ciudad de la justicia de Valencia ha acogido durante tres días el  juicio  por los daños provocados por el  medicamento Agreal  (veraliprida) del laboratorio  Sanofi. Es un caso que lleva desde hace años en el  Bufete Almodóvar & Jara.

Os contamos cómo se ha desarrollado y nuestras conclusiones

Durante la primera jornada ofrecieron su testimonio las  siete mujeres demandantes. Mayores y con  secuelas crónicas por la ingesta durante los años de un medicamento  que no pudo tomarse durante más de tres meses.

Los peritos de  Antonio Piga  y  Teresa Alfonso-Galán  analizaron el contenido de un expediente confidencial que la farmacéutica Sanofi había ocultado hasta el momento a los médicos y las mujeres.

En el documento, entregado por la Agencia Europea de Medicamentos a nuestro despacho por orden del Defensor Europeo del Pueblo, se muestra con datos de  ensayos clínicos  y estadísticos que el consumo prolongado en el tiempo de Agreal puede causar daños irreversibles y crónicos, tanto psiquiátricos como neurológicos.

En sus conclusiones, el abogado de las siete mujeres demandantes,  Francisco Almodóvar, explicó al juez que

reabrimos caso tras analizar el mencionado expediente hasta ahora confidencial y hacer el doctor Piga nuevos reconocimientos de las mujeres y un nuevo informe médico legal que documenta la relación de causalidad entre el uso del medicamento y los daños que presentan las afectadas”.

Hasta ahora esos datos claves no se había usado en anteriores juicios por permanecer ocultos por el laboratorio. Tan oculto que, según Almodóvar, durante el juicio los peritos presentados por Sanofi declararon que no habían leído ese documento.

La fiscal ha basado su argumentación en un informe de la Real Academia de Medicina de Valencia firmado por el catedrático de Farmacología Esteban Morcillo.

Almodóvar califica de fraude científico ese trabajo pues Morcillo “en todo momento ofrece la versión que gusta a Sanofi sin hacer un análisis de la información que el propio laboratorio ofrece en su expediente secreto, sin ver las historias clínicas de las afectadas ni las conclusiones de los peritos que han analizado a las mujeres y los datos ocultados pro Sanofi”.

Ese informe pues, obvia la información principal del caso y los peritajes de las víctimas del medicamento. Almodóvar ha solicitado al juez una compensación por las vulneraciones del derecho fundamental a la integridad física y moral de las demandantes y por la responsabilidad civil del laboratorio.

Sanofi sigue sin reconocer su propia literatura científica, sus propias estadísticas y casos similares de daños”, concluye el abogado de las afectadas.