Un total de 90 fármacos desaconsejados en todas las indicaciones para las que han sido autorizados en la Unión Europea. Es decir, no debería comercializarse. La información está actualizada y parte de la revista francesa Prescrire, quizá la más respetada del mundo en el ámbito de los medicamentos.

Pero esos medicamentos (y tantos otros dañinos) continúan recetándose… y dañando. Un ejemplo de ello reciente es el del dabigatran, de nombre comercial Pradaxa, fabricado por la farmacéutica Boehringer Ingelheim. Sabemos que un jurado de Estados Unidos ha condenado a dicho laboratorio a pagar 1,25 millones de dólares en compensación a la familia de una mujer que sufrió un sangrado gastrointestinal que la mató. Ello fue debido a los efectos Pradaxa hemorragia anticoagulantesecundarios del medicamento Pradaxa.

Este controvertido anticoagulante de nueva generación va a ser protagonista de 4.000 juicios e incluso ya se llegó a un acuerdo extrajudicial que resolvió la mayoría de los casos en 2014.

Mi compañero abogado en el Bufete Almodóvar & JaraFrancisco Almodóvar, comenta que tenemos que tomar nota en España y en la Unión Europea sobre las resoluciones de los juzgados en USA:

Cuando se demuestra que ha habido un defecto de información u omisión intencionada de información sobre los riesgos de un fármaco, en este caso, Pradaxa, las víctimas obtienen una compensación que valora el daño físico, moral y el escarmiento social, por este orden, de menos a más. Es decir, por daño físico se otorga 50.000 €, por daño moral 200.000 € y un millón de euros por daño punitivo (escarmiento para que no se vuelva a repetir)”.

Otro caso de daños por medicamentos es la vacuna Zostavax, usada para prevenir el herpes zóster. Sus manifiestas reacciones adversas, como que ¡provoca la enfermedad que trata de combatir!, están llenando los tribunales de Justicia de demandas. Merck & Co., su fabricante, enfrenta miles de litigios por responsabilidad civil de dicho producto en todo Estados Unidos.

En USA cuando hay muchos litigios por un producto que ha resultado dañino lo que se hace es que se juntan todos los casos en un único juzgado. En este caso se ha centralizado en Pennsylvania. El pasado verano había al menos 100 casos confirmados de efectos secundarios pero la farmacéutica dueña de la patente de Zostavax estaba revisando otros muchos más y se espera que al final sean varios miles las personas afectadas.

Volviendo a lo de Prescrire, esa “lista de los 90” son fármacos a evitar por considerarlos con una relación beneficio-riesgo desfavorable o por existir alternativas terapéuticas más seguras. Algunos fármacos que llegaron al mercado anunciados como los sustitutos de otros analgésicos muy conocidos como el ibuprofeno sufrieron un justificado batacazo tras el escándalo del Caso Vioxx.

Este medicamento, fabricado por Merck, resultó mortal para decenas de miles de personas en todo el mundo. Era uno de estos analgésicos de última generación. Es decir, sin que la mayor parte de la población se entere se introducen en el mercado tratamientos cuyas pruebas no están bien hechas o su seguridad está comprometida o ya existen alternativas plausibles, lo que convierte en inútil su concurrencia.

Si usted o algún familiar o amigo se ha visto envuelto en algún escándalo de daños por tratamientos médicos puede ponerse en contacto con nosotros rellenando el formulario que encuentra aquí a su derecha. Lo analizaremos.