La mayor parte de los daños que llegan a provocar los medicamentos podrían evitarse. Así lo ha determinado un trabajo realizado en nuestro país sobre ingresos hospitalarios relacionados con efectos secundarios de los tratamientos médicos. 

En muchas ocasiones tratamos sobre las reacciones adversas a los medicamentos, las conocidas como RAM o efectos secundarios, algo tendrá que ver que es la superespecilidad de nuestro Bufete Almodóvar & Jara. Ahora, un estudio hecho en España ha tratado de determinar la prevalencia de ingresos por RAM y si el ingreso era evitable o no, así como qué fármacos y factores de riesgo estaban implicados.

Se trata de un trabajo en el que se incluyeron a todos los pacientes hospitalizados en una unidad geriátrica de agudos durante el período de enero de 2001 a diciembre de 2010. Muchos años pues y hace bastante de ello también aunque el trabajo se ha publicado ahora.

Antibióticos OMSSe estudiaron un total de 3.292 personas cuya edad media era de 84,7, la mayoría mujeres, el 60,1%. De estos, 197, el 6% fueron ingresos por RAM, de los cuales 152, el 76,4%, se consideraron ingresos evitables.

Los cinco grupos de fármacos más frecuentemente asociados a los ingresos por efectos secundarios fueron digoxina, antiinflamatorios no esteroideos, benzodiacepinas, diuréticos y antibióticos. La digoxina es un tratamiento que se usa para tratar la insuficiencia y la frecuencia cardíaca anormal (arritmias). Ayuda a que el corazón funcione mejor y a controlar su frecuencia cardíaca.

Y no caigamos en el error de pensar que como el trabajo se ha realizado en una población de personas de avanzada edad y muy medicadas es “razonable” que se produzcan tantas reacciones adversas, no. Los efectos secundarios de los fármacos se observan especialmente en jóvenes y adultos de edad media, siendo más frecuentes en mujeres (eso sí lo documenta el estudio tratado).

Se da la circunstancia de que la digoxina aumenta el riesgo de muerte en pacientes con fibrilación auricular, que es la arritmia cardiaca más frecuente en la práctica clínica.

Según los especialistas no es un fármaco muy seguro, ofrece complicaciones y sólo es útil en reposo, cuando la frecuencia cardiaca no es muy alta. Aumentar la mortalidad pero es que además existen otros fármacos más seguros y eficaces.

No hay que pasar por alto que los medicamentos AINE, como ibuprofeno o Voltaren, ofrecen gran riesgo cardiaco. Los factores de riesgo independientes de ingreso por RAM fueron el sexo femenino, la medicación inadecuada, la polifarmacia -superior esta a cinco fármacos -es que los tratamientos pueden ofrecer interacciones entre ellos por eso cuantos más fármacos se consuman mayor riesgo- y el uso de sedantes.

Un informe sobre utilización de medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) documenta el gran incremento en el uso de fármacos ansiolíticos e hipnóticos que se ha producido en España entre 2000 y 2012.

Paracetamol analgésicos medicamento fármaco dolorLa receta de este grupo medicamentoso ha aumentado un 57,8%. La mayor variación se produce en los años 2008 y 2011, comienzo de la crisis.

El estudio explica que los fármacos ansiolíticos e hipnóticos han sido uno de los grupos farmacológicos más prescritos en la mayoría de países desarrollados, aunque el consumo de estos medicamentos aumentó considerablemente y de manera sostenida en España en la década de los años 1990. España estaría situada por encima de la media europea en consumo de sedantes. Su uso indiscriminado es peligroso.

La conclusión del trabajo que comentamos es que las reacciones adversas a los medicamentos fueron responsables del 6% de los ingresos en una unidad geriátrica de agudos, considerándose evitables tres cuartas partes de estos ingresos. El sexo femenino, la medicación inadecuada, la polifarmacia, la insuficiencia renal y el uso de sedantes fueron factores de riesgo independientes de ingreso por RAM.

Mi conclusión es que son muchos ingresos por daños provocados por fármacos y que como se insiste en ese estudio la mayor parte podría evitarse. Hay que tener en cuenta que tratamos sobre personas mayores a las que cualquier incidente en su salud puede conducirles a la muerte. ¿Y no se administran tratamientos para que la gente muera, verdad?

Si vosotros o algún familiar habéis sufrido daños graves por medicamentos o algún problema de salud destacado que esté relacionado con intervenciones sanitarias, podéis poneros en contacto con nuestro bufete para que lo analicemos. Rellenad y enviad el cuadro de diálogo que hay en el margen superior derecho de esta página.